Masajes reductores


Los masajes reductores consisten en remover, ablandar y reducir la grasa adherida a la piel y compactada a los músculos. El masaje reductor ayuda a nuestro cuerpo a generar calor, lo que hace que los tejidos adiposos se disuelvan y sea más fácil eliminar las grasas.

Por otra parte, ayuda a mejorar el tono muscular abdominal. Aunque podemos tener músculos tonificados y grasa, debemos saber que el tono muscular permite que nuestro cuerpo queme grasas más rápidamente. Además, mejora la circulación y tonifica los órganos internos, lo que facilita la desintoxicación por medio de la vejiga y los intestinos. También es bueno para el sistema cardiovascular, linfático y digestivo, fundamentales para la eliminación de toxinas.

Esta técnica se aplica en el abdomen, la cintura, la espalda, brazos, derrier, muslos y pantorrillas. Para este tratamiento se trabaja masajes reductores localizados, cavitación y drenaje linfático.

En la primera sesión reducimos a de 3 a 6 cm de grasa localizada.

La cavitación es un procedimiento que emplea la creación de micro burbujas de vacío en los tejidos adiposos, mediante impulsos generados por un sistema de ondas de baja frecuencia, logrando la destrucción de dichas partículas que se encuentra en determinadas áreas como las piernas, los brazos y el abdomen, entre otras. Por lo general este procedimiento se emplea para el tratamiento y prevención de la aparición de problemas como la celulitis y la piel de naranja. Una importante ventaja que se debe mencionar de la cavitación es el ser un tratamiento no invasivo, pero está contraindicado a pacientes que tienen problemas de corazón, marcapasos, embarazadas y personas que tengan dentro del cuerpo algún implante metálico, como clavos por fracturas etc.

El drenaje linfático favorece la estimulación de los ganglios linfáticos (se utiliza como una purga manual) que nos ayudara a drenar excesos de líquidos retenidos, sales y grasas acumuladas para desintoxicar nuestro cuerpo y estimular el sistema inmunológico. Sus beneficios son notorios desde la primer sesión. Ideal para combinarlo con los tratamientos reductores ya que permite expulsar la grasa disuelta con mayor facilidad por la orina, heces y sudor. Su efecto se deja notar sobre la piel porque activa la circulación.

Este tratamientos reductores también se acompanan de vacuumterapia, gimnasia pasiva y ultra sonido que permiten brindar un mejor resultado.

No olvidar beber agua antes y después del tratamiento, así como acompañarlo de una dieta sana y nutritiva.

Duración: Tres veces por semana, y cada masaje de una hora dependiendo la condición del paciente, a veces se recomienda 1 hora ½. mínimo 16 sesiones.

Otros tratamientos:

Eliminación de grumos post lipoescultura y liposucción

Eliminación total de la celulitis

Perfil facial en mejillas, papada y cuello

Aclaramiento de manchas oscuras en la piel

Reafirmación de la flacidez corporal

Levantamiento de glúteos

Levantamiento de bustos

Atenuación de las arrugas del rostro

Tratamientos para el stress y la migraña